¿Cómo saber cuánta electricidad gasta nuestro hogar?

Los hogares aislados de las ciudades consumen más calefacción que los pisos.

Es complejo tener conocimiento exacto de la cantidad de electricidad que se consume en un hogar, y más si se tiene en cuenta que cada vez la enredan más las empresas. Su dificultad de lectura hace que los mayores y los jóvenes, que comienzan con su independencia, sean los dos grupos sociales más damnificados por los cambios. Por ello, es necesario conocer la fórmula que se utiliza para comprender las cifras que forman los recibos que llegan a nuestra casa. 

Se estima que el 20 % de la energía que se consume en cada casa de España corresponde a la electricidad, según los últimos datos proporcionados por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Este informe, además, detalla también que los hogares aislados de las ciudades consumen más calefacción que los pisos y que los gastos medios que una persona gasta en calefacción oscila los 975 euros al año. 

La calefacción, en este sentido, hemos de apuntalar, es el elemento que mayor consumo eléctrico produce en el hogar, siendo el 40 % del total de la factura. No obstante, otros factores como el gasto de luz de todos los dispositivos que se encuentran conectados a una terminal eléctrica también forman parte de este umbral, como son los electrodomésticos. Es importante señalar que incluso algunos aparatos electrónicos, como los ordenadores, aunque se encuentren en stand by, o modo espera, siguen incrementando el valor del importe en el recibo, alrededor de un 2 % más.

¿Cómo se extraen los datos de electricidad que se consume?

¿Cómo se extraen los datos de electricidad que se consume?

Los contadores son los equipos de mediación que proporcionan datos sobre la energía y potencia eléctrica que consume cada uno de los aparatos electrónicos del hogar, son los encargados de almacenar toda esta información, que se pasa a las compañías para poder calcular el consumo. El total que aparece en nuestras facturas se desglosa en:

  • El gasto directo de todos los dispositivos conectados a una terminal eléctrica, en kilovatios por hora (kWh). Multiplicando esta cantidad por el precio del kWh, el cliente puede conocer el consumo aproximado de su hogar. A día de hoy, aunque varía por temporadas, su importe ronda los 0.14 euros. 
  • Otro valor en consideración es la potencia contratada y la que tienen los dispositivos del hogar. Esto puede incrementar nuestra factura, por lo que es necesario tener la justa y no pasarse. Un hogar debería disponer de una potencia de unos 5.75 kWh. 
  • El tercer punto es el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) del 21%, la cantidad a pagar por los consumidores.
  • Por último, aunque no por ello menos importante, es probable que las empresas cobren por alquiler de caldera y se pueda pagar a plazos. En tal caso, también aparecería en el desglose total de la factura y un porcentaje de gasto adicional podría crecer el importe del recibo.

En este punto es necesario resaltar aparatos como los sistemas domóticos, capaces de controlar y asegurar el hogar mediante control remoto a través de su teléfono móvil o tablet. De esta manera, incluso a distancia, el usuario es capaz de regular los aparatos del hogar sin necesidad de preocuparse al llegar.

La tecnología permite el avance de estos sistemas que emergen con una considerable fuerza, con el objetivo de que los usuarios se conciencien ante la emergencia climática que sufre a día de hoy el planeta. Los sensores de movimiento, por ejemplo, o la programación de la activación de ciertos instrumentos de la vivienda contribuyen a un medioambiente más limpio, responsable y, en consecuencia, reducen de manera notoria las facturas eléctricas, ya que se usan de manera moderada todos los recursos. La domótica también previene los posibles accidentes, pues se trata de un material inteligente que actúa de manera automatizada.

Recuerda que a día de hoy la tecnología muestra todos los detalles que favorecen el ahorro energético del hogar y la empresa.